Baterías de grafeno para móviles, el futuro cada vez más cerca

Es uno de los grandes retos de las empresas de telefonía y, por extensión, de las tecnológicas: logar baterías que duren mucho más que las habituales. Las investigaciones han avanzado de una manera considerable en este campo y hay un material cuyo nombre se nos hará familiar muy pronto: el grafeno.
Su aplicación podría suponer el final de la necesidad de llevar siempre cerca un cargador o una batería externa por si el dispositivo decide quedarse “muerto” en el peor de los momentos y cuando apenas hace unas horas que lo hemos tenido conectado a la red.

tecnologia-grafenoPero el grafeno podría tener muchas más utilidades en dispositivos electrónicos, además de en las baterías, lo hemos podido comprobar en el reciente salón de telefonía móvil de Barcelona. Se trata de un material mucho más resistente que el acero, que conduce la electricidad, absorbe la luz, es ligero y, además puede ser trasparente ¿Se puede pedir algo más apropiado para todo lo relacionado con la electrónica? Seguramente no.

Años de investigación

Compañías como Samsung llevan años investigando en las aplicaciones de este material, especialmente en lo que a autonomía de los dispositivos se refiere. De hecho, han comprobado que un simple recubrimiento de las baterías con grafeno las hace más resistentes y duraderas. Y no solo estarían cerca de duplicar su duración, sino que los problemas causados por las cargas reiteradas quedarían resueltos. Sin embargo, la compañía coreana no tiene previsto sacar en breve dispositivos con este nuevo material.
Muy al contrario que la empresa española Grabat Energy, que en colaboración con la china Chint Group, trabaja en el diseño de un prototipo de batería de polímeros de grafeno que espera poder sacar al mercado en apenas unos meses.

Habrá que esperar, por tanto, para ver el grafeno integrado de manera habitual en los componentes de los dispositivos móviles. Las investigaciones siguen avanzando, pero la aplicación de este material se enfrenta a un reto significativo: su elevado coste.